‘Yo tengo un pecado nuevo…

que quiero estrenar contigo’, decia el bolerazo de los ’50 del siglo pasado.

La verdad es que pecados, los de antes, pero ahora Terra da cuenta de que el Vaticano ha dicho a sus fieles que deben tener cuidado con los “nuevos pecados”, entre los que incluye causar deterioro medioambiental.

El arzobispo Gianfranco Girotti, número dos del Vaticano, consultado sobre cuáles creía que era los “nuevos pecados” de la actualidad, dijo al periódico vaticano L’Osservatore Romano que la mayor zona de peligro para el alma moderna es el mundo de la bioética, en gran parte inexplorado.

“(Dentro de la bioética) hay áreas donde absolutamente debemos denunciar algunas violaciones de los derechos fundamentales de la naturaleza humana a través de experimentos y manipulación genéticas cuyo resultado es difícil de predecir y controlar”, explicó el responsable vaticano.

La Iglesia católica se opone a la investigación con células madre que involucre la destrucción de embriones y se ha pronunciado en contra de la posibilidad de realizar clonaciones humanas.

El Vaticano hace lo que puede,  mas por los siglos de los siglos siempre quedaran pecados por estrenar. A Dios Gracias.

Advertisements